La resiliencia sobre el turismo en Venezuela

Empresas como Temporadista, especializada en hacer full days en rutas playeras y de montaña, así como Relinda Venezuela, dedicada al turismo nacional, especialmente en Mérida, ven en las personas la necesidad de viajar para despejarse y eso les ha ayudado a crecer

Caracas.- Las condiciones del turismo en Venezuela no son las idóneas, tanto por la crisis económica que atraviesa el país, como por la pandemia mundial. Sin embargo, empresas turísticas han hallado la forma de crear una oportunidad en medio de las adversidades y así ofrecer opciones a quienes se encuentren con deseos de salir de sus rutinas.

Según datos ofrecidos por el presidente del Consejo Superior de Turismo de Venezuela (Conseturismo), Reinaldo Pulido, el sector ha registrado desde hace cinco años consecutivos, una caída de 70 %, sin embargo ha buscado sobrevivir ante las circunstancias, al ofrecer opciones más accesibles para los turistas.

Las limitantes

Empresas como Temporadista, especializada en hacer full days en rutas playeras y de montaña, así como Relinda Venezuela, dedicada al turismo nacional, especialmente en Mérida, ven en las personas la necesidad de viajar para despejarse y eso les ha ayudado a crecer.

Julio César Romero vive del turismo venezolano desde hace 20 años, sin embargo con la crisis de los últimos años, su empresa, Temporadista, tuvo que reinventarse, y pasó de ofrecer conexión entre cadenas hoteleras, posadas y viajeros, a organizar viajes tipo full day y de fines de semana para más accesibilidad.

Por su parte, Sergio Vásquez, un argentino que vive en Mucunután, estado Mérida desde hace tres años, considera que «a pesar de las dificultades supimos aprovechar demasiado la pandemia».

Ambos consideran que las limitantes para poder llevar a cabo el turismo en el país son: el miedo de la gente ante el COVID-19, el «matraqueo» en las alcabalas, las semanas estrictas y flexibles, en medio del plan gubernamental 7+7, así como la escasez de gasolina y gasoil.

Romero explicó que la escasez de gasoil hace que tanto los autobuseros como los lancheros que trasladan a los turistas, cobren precios «bastantes fuertes» y eso devenga en que las personas deban pagar en el costo total del viaje.

También agregó que «el matraqueo» en las alcabalas se ha afincado más: «siempre nos están queriendo quitar 10, 20 dólares … siempre buscan cualquier detallito para tratar de quitarte dinero», ante esto, Vásquez, afirma que él prefiere hacer viajes en las semanas flexibles y dedicarse a la logística en las radicales, justamente para evitar «pagar las alcabalas para pasar», lo que bajó la productividad de Relinda Venezuela de 8 tours al mes, a 4 tours mensuales.

Con respecto a este punto, el gobierno de Nicolás Maduro ordenó en julio de este año la eliminación de las alcabalas en el país: «Gracias al método 7+7 que vamos a seguir puliendo y corrigiendo con las desviaciones que pudiera haber con el tema de las alcabalas, eso lo vamos a eliminar inmediatamente … he dado la orden, así que señora vicepresidenta (Delcy Rodríguez) usted me garantiza que se eliminen las trabas que se le ponen en las alcabalas al pueblo de Venezuela«, dijo durante una cadena. Para el fundador de Temporadista aseguró que pese a que fue una orden oficial «eso en la parte turística no se cumplió».

Conseturismo suma a estas limitantes, el cierre de los aeropuertos el cierre de los aeropuertos en las semanas radicales cuya situación «no ayudará a nadie» ya que «Venezuela necesita urgentemente recuperar su conectividad aérea así sea en una mínima expresión».

«La gente ya estaba cansada del miedo»

Para el creador de Relinda Venezuela, las restricciones de la pandemia generaron que las personas se mantuviera aisladas en sus hogares «y después de mucho tiempo estaba cansadísima … y necesitaba viajar, hacer algo diferente, ya estaba cansada del miedo, entonces ante todas esas adversidades veíamos también oportunidades».

Uno de los aprendizajes que aplicó en medio de la situación mundial por el coronavirus fue que «en toda crisis hay oportunidades; fue buscar las oportunidades que había y la verdad, la pandemia mató muchísimas empresas … y era una oportunidad muy grande, y bueno, eso hicimos. Para nosotros la pandemia significó nuestra etapa de crecimiento«.

«Respirar aire puro me regresó a la vida»

Marisol Valiño, quien suele acudir a los servicios de turismo para escapar de la rutina, explicó a El Pitazo que al principio de la pandemia sí tenía miedo «pero llegó un punto en el que el encierro me tenía mal, así que busqué un tour en el que me aseguraron que no iríamos muchas personas en el autobús y que se cumplían las normas de bioseguridad».

Se inclinó por este tipo de servicios porque brindaban comodidad ante la búsqueda de estacionamiento lancha, comida, hielo, o tener que manejar hasta el sitio destino.

Nehomaris Sucre la impulsó una razón similar, pues también le parece una mejor opción por seguridad y confort el trasladarse con un grupo turístico que le garantice el servicio de transporte ida y vuelta «sin la incertidumbre y las incomodidades que se viven en los terminales».

En su caso se impuso la necesidad de tomar un respiro de la rutina «y guardé las medidas de bioseguridad para resguardarme», argumentó.

Fuente El Pitazo

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón