Un nuevo escándalo de la familia real salpica a la reina Isabel II

Una vez más la reina enfrenta una polémica en torno a miembros de la corona británica

La reina Isabel II se ve envuelta una vez más en un escándalo real debido a una investigación encubierta del Sunday Times. El príncipe Michael de Kentprimo de la monarca, fue acusado de cobrar 200.000 dólares por realizar gestiones ante el presidente ruso Vladimir Putin. El desmentido no tardó en llegar, pero un video de la charla virtual delató las condiciones monetarias que le ofrecieron.

La investigación fue hecha por el programa televisivo Dispatches de Channel 4en conjunto con el periódico. En principio, crearon una falsa compañía surcoreana especializada en oro llamada House of Haedong interesada en hacer pie en Rusia. Los cronistas se hicieron pasar por inversionistas asiáticos en una reunión virtual.

La idea era probar que algunos miembros de la realeza estarían dispuestos a utilizar su estatus real para beneficio personal a cambio de una exorbitante suma de dinero. Lord Reading, íntimo amigo del primo de la reina fue uno de los que entrevistaron, y el hombre no dudó en afirmar que el príncipe ofrecería su “respaldo real” en un discurso grabado a cambio de una tarifa de 200.000 dólares.

En el video que compartió en Twitter el medio de comunicación se observa el momento en que le preguntan al amigo del príncipe Michael: “¿Entonces le parecen aceptables los 200.000 dólares? ¿Está acorde a lo que suele cobrar por un mensaje de apoyo a una compañía?”. Con seriedad y agradecimiento, el primo de Isabel II responde: “Oh, sí, muchísimo. No tengo preguntas para usted sobre eso; estoy muy contento con su sugerencia y creo que es muy generosa de su parte”.

El nombre del presidente Vladimir Putin hizo resonar aún más el tema en las redes sociales. Durante la charla, los falsos inversionistas lo definen como “el embajador no oficial de Su Majestad en Rusia”, y Lord Reading asume esa frase como cierta. Cabe agregar que el primo de la reina ha coincidido en muchas ocasiones con el primer mandatario ruso, y siempre han posado sonrientes en actos.

El príncipe Michael no es un miembro activo de la familia real y actualmente no recibe dinero de la corona. Junto con su esposa suele asistir a fiestas y recepciones en el jardín real, pero trabaja de forma independiente, como presidente de su propia empresa privada, que ofrece servicios de consultoría hace cuatro décadas.

La defensa del primo de la reina

El programa de televisión aseguró en su informe que la venta de “sus servicios como príncipe” vienen ocurriendo desde 2013, y ante esto la oficina del primo de la reina Isabel debió dar explicaciones. “El príncipe Michael no tiene una relación especial con el presidente Putin; se vieron por última vez en junio de 2003 y desde ese momento no ha tenido contacto con él ni con su oficina”, aseguraron.

“Además el príncipe no recibe financiación pública y se gana la vida con su empresa. En cuanto a los periodistas que se hicieron pasar por inversionistas de Corea del Sur, se trató de un malentendido”, agregaron. También se refirieron a los dichos de Lord Reading, quien participó en la reunión: “Es un buen amigo que, al tratar de ayudar, hizo sugerencias que el príncipe Michael no hubiera ni querido ni podido cumplir”.

Por último, concentraron su desmentido en que creyeron que la empresa inversionista era verdadera y buscaban la manera de comprender qué era lo que les estaban ofreciendo. “El príncipe Michael nunca ha representado a Vladimir Putin ni en Rusia ni en ningún otro lugar”, sentenciaron.

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón