Anthony Joshua y Kubrat Pulev casi se fueron a las manos previo a su pelea - Standard Digital News | Noticias verdaderas de Venezuela y el Mundo

Anthony Joshua y Kubrat Pulev casi se fueron a las manos previo a su pelea

Campeón del mundo de los pesos pesados, Anthony Joshua defiende el sábado en Londes sus títulos IBF, WBA, WBO e IBO contra el búlgaro Kubrat Pulev, pero sin sacarse de la cabeza el combate de reunificación 100% británico contra Tyson Fury.

Todo el Reino Unido y el mundo del boxeo soñaban con un combate entre ‘AJ’ y el invicto ‘Gipsy King’ (rey de los gitanos), con los cinco cinturones de la categoría reina en juego.

Para muchos, la cita del sábado no es más que un gancho en el camino del duelo final entre los dos boxeadores británicos.

Figura muy popular, Joshua cuenta con una historia de las que gustan al deporte en general y al boxeo en particular.

La de la redención de un niño nacido de padres de origen nigeriano -su padre tenía también sangre irlandesa- que habría podido acabar mal, pero que fue salvado por el boxeo hasta el punto de convertirse en campeón olímpico en 2012 en Londres, y posteriormente campeón del mundo.

Dotado para el fútbol y el atletismo, descubrió el boxeo a los 18 años, gracias a su primo Ben Ileyemi.

«Ben lo trajo solo para sacarlo de la calle», contó al Daily Telegraph, en 2016, Spencer Oliver, quien vio en 2007 al joven Joshua en el Finchley Amateur Boxing Club dirigido por su padre y su tío.

«Recuerdo a mi padre diciendo que iba a ser especial. Pero en aquel momento, llevaba una mala vida», añadió.

«Quiero ser multimillonario» –

Joshua incluso estuvo en prisión preventiva por un altercado, antes de ser liberado con un brazalete electrónico en 2009.

Un año más tarde, entró en un centro de entrenamiento federal para dedicarse al boxeo a tiempo completo.

Pero sus demonios le volvieron a atrapar. En 2011, la policía lo detuvo en posesión de 250 gramos de marihuana.

«En esa época yo ganaba unas 500 libras (550 euros) al mes (…) no lo suficiente para mantenerme alejado de ciertas ‘oportunidades’», desveló Joshua en un podcast a finales de julio.

«Sea cual sea el interés del diablo en mí, tuve que blocarlo para mantenerme en un camino virtuoso. Es una batalla todavía a día de hoy, pero sé cómo gestionarla», aseguró, diciendo que quería convertirse en multimillonario como el estadounidense Floyd ‘Money’ Mayweather.

«Cuando debuté, quería ser multimillonario. Pero a día de hoy, gente ordinaria se convierte en millonaria (…) solo con los bienes raíces. Así que mi nueva forma de pensar es que tengo que hacerme multimillonario», explicó a la revista GQ en 2017.

Sin Margen de error

Derrotado por primera vez en su carrera el 1 de junio de 2019 por Andy Ruiz Jr, antes de recuperar sus cinturones hace un año con una victoria a los puntos, Joshua (31 años, 23 victorias, de ellas 21 por nocaut) no tiene margen de error contra su rival de 39 años.

Ambos púgiles debían enfrentarse el 28 de octubre de 2018 en Cardiff, pero el búlgaro, lesionado en un hombro, causó baja y Joshua ganó finalmente al francocamerunés Carlos Takam

Aunque las casas de apuestas se inclinan por un triunfo de Joshua, no hay que minusvalorar a Pulev, que suma 28 victorias, 15 de ellas por nocaut, y solo una derrota.

Pero al final, las miradas están puestas sobre todo en un combate histórico en 2021.

«Estoy lo más cerca posible de estar 100% seguro de que el combate contra Fury tendrá lugar», prometió el miércoles su promotor, Eddie Hearn, antes de precisar: «Si AJ gana el sábado».

En el pesaje, el campeón del mundo por la WBA, IBF y WBO reaccionó al insulto que profirió el aspirante durante el cara a cara en el Hotel Hilton.

Pulev llamó ‘pussy’ a Joshua, lo que en el contexto usado venía a referirse al británico como un ‘cobarde’ o una ‘nenaza’, y a veces puede ser traducida de manera más despectiva aún.

Pulev decía: «Mañana, mañana». Intercambiaron algunos insultos y llegaron a hacer chocar sus puños, aunque estaba claro que más allá no podían ni debían llegar, para que aquello no se convirtiera en el bochornoso pesaje de Tyson y Lewis. Kubrat, según su hermano, decía: «Te destruiré».

Anthony Joshua explicó después: «Durante muchos años he estado viendo en el mundo del boxeo a los luchadores decir muchas tonterías y luego son golpeados. Le habría dado una bofetada en la mandíbula pero eso tengo que hacerlo mañana. Vienen confiados pero luego en unos cuantos asaltos destruyo su alma y los elimino».

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Victoria Rouvier