Edgar Ramírez: el actor venezolano en la portada de People en español.

El actor venezolano Edgar Ramírez abre su corazón y narra lo difícil que ha sido perder a gente cercana por la covid-19 y cómo extraña abrazar a su familia.

La última Navidad que pasó junto a su familia en una campiña catalana antes de que explotara la pandemia del coronavirusEdgar Ramírez decidió hacer con sus sobrinos lo mismo que hizo al protagonizar la cinta Yes Day (Netflix). «Recuerdo que cuando recibí la lista, cuando lees cada una de las actividades que los niños pidieron, todo se resume a tiempo», rememora el venezolano, quien hizo un picnic, los llevó a un parque de diversiones y durante todo ese día no vio su teléfono. «Lo que ellos te piden es tiempo de calidad».

Justo el tiempo es lo que Ramírez ha valorado durante esta pandemia. «[El 2020] ha sido un año muy difícil. Me considero dentro de los del grupo que ha podido vivir de manera más afortunada estos meses tan duros», confiesa el actor que perdió a gente cercana a la covid-19 el año pasado. «Si hay una lección muy clara que nos deja la pandemia es que ni el tiempo, ni el foco es algo que podemos tomar por sentado».

Justo por ello el histrión disfruta y valora cada momento, tal cual lo vivió en el set de su película junto a Jennifer Garner. «Como venezolano, por lo que hemos pasado las familias venezolanas en los últimos años con la crisis humanitaria y con el tema de la dictadura y las separaciones y rupturas familiares y estar disgregados por todo el mundo, la historia me invitaba a trabajar positivamente ese dolor de estar separado de mi familia», acota de la comedia familiar que relata un período de 24 horas en que los padres de familia que él y Garner interpretan le tienen que decir que sí a todas las peticiones de sus hijos. «Filmar la película era una forma de celebrar el amor tan grande que tengo por mi familia y el amor tan grande que siento por el concepto de familia, sea la familia en donde naciste, o la familia que decides elegir».

Es por el futuro de sus seres amados, en especial de sus tres sobrinos que Ramírez lucha por la igualdad de género. «Hay muchísimo trabajo por hacer porque los cambios no son de la noche a la mañana y no suceden de manera equitativa», asegura el histrión, quien colabora desde hace años con HeForShe, organización que promueve la igualdad de género. «Hay que darse cuenta que existe una estructura que debemos cambiar, que existen los estereotipos de género que nos hacen daño a todos y que debemos ser aliados. Ser aliados de la mujer».

De sus mujeres, su proyecto de Netflix y su vida en pandemia Ramírez compartió detalles exclusivos con People en Español.

«Por lo que hemos pasado las familias venezolanas con la crisis humanitaria y con el tema de la dictadura y estar disgregados por todo el mundo, la historia [de la película Yes Day] me invitaba a trabajar positivamente ese dolor de estar separado de mi familia» EDGAR RAMÍREZ

Este primer trimestre del año para ti ha sido…

Para mí [el 2020] ha sido un año muy difícil. Me considero dentro de los del grupo que ha podido vivir de manera más afortunada estos meses tan duros; perdí gente con el virus muy a principios del 2020. Es curioso,  durante todos estos días que he hablado de la película Yes Day, para mí es indivisible hablar de la película y la pandemia. Si hay una lección muy clara que nos deja la pandemia es que ni el tiempo, ni el foco es algo que podemos tomar por sentado; la pandemia nos ubicó en ese sentido. Muchas cosas que dábamos por sentadas ya no las podemos dar, sobre todo el tiempo.

Mi familia vive en Venezuela, no los he visto desde que comenzó la pandemia hasta el día de hoy. Sé que es la realidad de muchas personas en el mundo que están separadas de sus familias, que no las han podido [ver], estar con ellas físicamente. De modo que estas reflexiones sobre el tiempo y el foco se hacen muchísimo más importantes.

«Me considero dentro de los del grupo que ha podido vivir de manera más afortunada estos meses tan duros; perdí gente con el virus muy a principios del 2020» EDGAR RAMÍREZ

No puedes separar esta película de la pandemia, ¿por qué?

Cuando la estaba filmando a finales del 2019 ya me parecía que además de lo divertida y colorida que es la película, a mí el concepto de Yes… me parece terapéutico para cualquier tipo de relación, no solamente para las relaciones padres e hijos, sino también para cualquier tipo de relación que es importante para ti. Con tu pareja, con tus padres, contigo mismo.

Por eso digo que cuando hablo de una cosa, es indivisible de la otra porque cuando yo celebré e hice un Yes Day con mi familia, en la Navidad del 2019 —no soy papá, pero soy un tío muy involucrado y presente en la vida de mis sobrinos— y cuando les propuse hacer eso, inmediatamente tuve como una ansiedad. Recuerdo que cuando recibí la lista, cuando lees cada una de las actividades que los niños pidieron, todo se resume a tiempo, lo que ellos te piden es tiempo de calidad.

¿Qué te pidieron tus tres sobrinos?

Un picnic en el jardín en la casa donde nos estábamos quedando. Estábamos en España, en la campiña catalana. Ellos mismos iban a preparar la comida e iba a ser comida saludable. Pidieron que no mirara el teléfono, que solo lo mirara para tomar fotos. Pidieron que fuéramos a un parque diversiones y que yo me montara en todas las atracciones con ellos. Te das cuenta que al final que analizas las actividades, te das cuenta que lo que quieren es que ellos sean el foco.

El tema de la pandemia lo que nos enseña no es solamente que el tiempo es el regalo más valioso que le puedes dar a una persona que amas, sino el foco. Puedes estar diez horas con alguien, pero si estás en tu teléfono, estás distraído, si estás leyendo un libro y no realmente regalando ese tiempo a la persona que te lo está pidiendo, entonces no es tan valioso como el foco.

Es muy interesante como mis reflexiones con la pandemia están tan ligadas al tema de  la película.

«El tema de la pandemia lo que nos enseña no es solamente que el tiempo es el regalo más valioso que le puedes dar a una persona que amas, sino el foco» EDGAR RAMÍREZ

¿Por qué la hiciste?

Porque [en ella también actúa] Jennifer Garner. Es como si nos conociéramos de toda la vida, sabemos que va a ser la primera de muchas películas que queremos hacer juntos, hay mucha química y comprensión del uno hacia el otro, maravillosa. Ella me invitó a almorzar para hablar de la película y del guión y fue como si nos estuviéramos reencontrando.

El concepto me pareció fabuloso, es una herramienta terapéutica increíble para de alguna manera calmar cualquier tensión que pueda existir dentro de una relación. El Yes Day no solo es entre padres e hijos, es en cualquier relación. La principal relación es con uno mismo también. Si tú no te garantizas paz, foco, felicidad, muy poco le vas a poder dar al prójimo.

Filmar la película era una forma de celebrar el amor tan grande que tengo por mi familia y el amor tan grande que siento por el concepto de familia, sea la familia en donde naciste o la familia que decides elegir. Y la pandemia si algo nos ha enseñado es la [importancia de la] familia escogida.

Sobre todo como venezolano, por lo que hemos pasado las familias venezolanas en los últimos años con la crisis humanitaria y con el tema de la dictadura y las separaciones y rupturas familiares y estar disgregados por todo el mundo, la historia [de la película] me invitaba a resolver o trabajar positivamente ese dolor de estar separado de mi familia; ese dolor que muchos venezolanos compartimos y que mucha gente del mundo ha pasado por esto antes.

«Filmar la película era una forma de celebrar el amor tan grande que tengo por mi familia y el amor tan grande que siento por el concepto de familia, sea la familia en donde naciste o la familia que decides elegir»

EDGAR RAMÍREZ

No hay un mejor momento para una película como esta.  Mientras te diviertes y te ríes puedes seguir reflexionando, por eso me encantan estos temas. Hablo en nombre de Jennifer y del director [Miguel Arteta]. Nosotros queremos que cuando la gente la vea a nivel mundial no solo se divierta y se inspire, sino que sienta también esperanza de que esta crisis va a pasar, que esto lo vamos a superar y que más pronto que tarde vamos a poder estar nuevamente en el mismo espacio físico con la gente que amamos para poderlos abrazar y besar y nunca dejarlos ir.

¿Qué has hecho en estos meses? ¿Has tenido algún yes day?

Vine a visitar a un amigo en Navidad en una casa que tiene en las montañas rocosas y nos reunimos varios amigos para vernos y tengo casi tres meses aquí, hemos estado haciendo snowboard. Hago caminatas. Eso ha sido practicar para mí la flexibilidad del yes day que por lo general o estamos trabajando y luego viene un break. Para mí siempre había sido o trabajo o me divierto y no también trabajo y me puedo divertir. Es más, si me divierto rindo mejor en el trabajo. Si soy flexible conmigo mismo soy más divertido.

En una de las últimas charlas que tuviste con People en Español dijiste que trabajarías para que tu sobrina tuviera un mundo de igualdad...

Hay muchísimo trabajo por hacer porque los cambios no son de la noche a la mañana y no suceden de manera equitativa en todas partes, ni siquiera suceden de forma equitativa en una sola ciudad, ahora imagínate a nivel mundial. Pero el trabajo se sigue haciendo y lo importante es seguir. Mi declaración de principios la digo y la reafirmo cada 8 de marzo [Día Internacional de la Mujer] y la coloco en Instagram. Lo que se está logrando cada día más es que aún cuando el machismo no se ha vencido por completo, al menos la conciencia de que existe el machismo es cada día mayor. Y aún cuando esa realidad va a tomar muchos años de trabajo para que pueda realmente haber una total igualdad de género, es importante [que esté ahí] por ejemplo en el caso de mi sobrina y de mujeres cercanas a mi vida que son más conscientes de esa estructura  y pueden intentar cambiarlas, y es importante que muchos hombres que son cercanos a mi vida [lo sepan también] a través de nuestra conversaciones… Esto es un trabajo de todos.

El tema de la igualdad de género no es un asunto de las mujeres, es un asunto de todo el mundo. Cuando te ayudo a ti con tu carga, me estoy ayudando a mí mismo con la mía porque la desigualdad  de género nos afecta a todos. Afecta a los hombres también porque existen estereotipos de género para los hombres que son impuestos también. Cosas tan simples como que los niños no lloran, y te enseñan como hombre a reprimir tus sentimientos. Eso, con el tiempo, se termina manifestando en formas de violencia porque no aprendes a lidiar con los sentimientos de vulnerabilidad [cuando] eres niño. O pequeñas cosas como en el colegio [cuando dicen]: «Yo no juego con las niñas», ya ahí comienza el sesgo. Cuando en una familia permiten que las niñas recojan los platos y los niños no, esas son las cosas pequeñas que podemos ir haciendo desde casa; el sesgo comienza en ese momento.

«El tema de la igualdad de género no es un asunto de las mujeres, es un asunto de todo el mundo. Cuando te ayudo a ti con tu carga, me estoy ayudando a mí mismo con la mía porque la desigualdad de género nos afecta a todos. Afecta a los hombres también» EDGAR RAMÍREZ

Yo trabajo con HeForShe con asuntos de género desde [hace] bastante tiempo y con mujeres [para] invitar a los hombres de que formen parte de la conversación, esto es una conversación entre todos. Hay que darse cuenta que existe una estructura que debemos cambiar, que existen los estereotipos de género que nos hacen daño a todos y que debemos ser aliados. Ser aliados de la mujer.

Fuente :People en Español

CREDIT: FOTO: CARLOS GUTIÉRREZ/@CARLUGURELOADED; ESTILISTA: DANI MICHELLE/@DANIXMICHELLE; SUÉTER CREMA: @BUSED_OFFICIAL; SUÉTER AZUL: @GIORGIOARMANI

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón