En misa de Pascua, el Papa pide que se terminen los retrasos en la distribución de las vacunas

Como suele ser habitual en los mensajes que preceden las bendiciones Urbi et Orbi de Navidad y de Pascua, Francisco repasó los males del mundo y los conflictos en curso.

«¡Todavía hay demasiadas guerras y demasiada violencia en el mundo! Que el Señor, que es nuestra paz, nos ayude a vencer la mentalidad de la guerra», dijo Francisco, quien abogó para que los prisioneros en los conflictos, especialmente en Ucrania oriental y en Nagorno-Karabaj, «puedan volver sanos y salvos con sus familias» y se inspire «a los líderes de todo el mundo para que se frene la carrera armamentista».

El pontífice argentino comenzó recordando al pueblo haitiano y pidió «que no se vea abrumado por las dificultades, sino que mire al futuro con confianza y esperanza».

Sin embargo, esta vez, no hubo mención a ningún país de Latinoamérica como en las ocasiones anteriores.

También mostró su cercanía a los jóvenes de Birmania, «que están comprometidos con la democracia, haciendo oír su voz de forma pacífica, sabiendo que el odio sólo puede disiparse con el amor», en un nuevo mensaje al respecto de la situación en Birmania tras el golpe de Estado militar.

Pidió consuelo «al pueblo libanés, que atraviesa un período de dificultades e incertidumbres» y que «se silencie finalmente el clamor de las armas en la querida y atormentada Siria, donde millones de personas viven actualmente en condiciones inhumanas, así como en Yemen».

Imploró para que «israelíes y palestinos vuelvan a encontrar la fuerza del diálogo para alcanzar una solución estable, que permita la convivencia de dos Estados en paz y prosperidad».

Recordó que «los pueblos de África ven su futuro amenazado por la violencia interna y el terrorismo internacional, especialmente en el Sahel y en Nigeria, así como en la región de Tigray y Cabo Delgado»

Explicó que «en diversos lugares, muchos cristianos han celebrado la Pascua con graves limitaciones y, en algunos casos, sin poder siquiera asistir a las celebraciones litúrgicas» y pidió oraciones para que «estas restricciones, al igual que todas las restricciones a la libertad de culto y de religión en el mundo, sean eliminadas y que cada uno pueda rezar y alabar a Dios libremente». 

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón