Los»coyotes» zulianos que se lucran con los migrantes que aspiran ingresar a los Estados Unidos, a través de la frontera mexicana.

A través de las redes sociales el periodista Sergio Novelli divulgó audios que ponen al descubierto la forma como operan en el Zulia quienes se dedican a trasladar a migrantes venezolanos hasta los Estados Unidos, a través de la frontera mexicana.

En el material divulgado es posible apreciar el negocio de “venta de paquetes” de entrada a EE. UU. por los caminos verdes, atravesando el Río Grande.

Con una inversión entre $2100 y $2600 por pasajero se produce la travesía a través de estos operadores, quienes aseguran tener los contactos necesarios tanto en ciudad de México como en la frontera con Estados Unidos, para que los migrantes no tengan inconvenientes.

Una de las recomendaciones es arribar a México en un vuelo de horario nocturno. «8,10, 1, 5 de la mañana», informa una voz femenina al otro lado de la línea telefónica, respondiendo a la solicitud de información de una persona interesada.

«De allí debes trasladarte a Monterrey, donde te recogemos en el aeropuerto y cubrimos tus gastos de comida, alojamiento, traslados, hasta el momento del pase», detalla la mujer, quien señala que cruzarán la frontera desde Ciudad Acuña.

Los gastos se discriminan así: $800 para la entrada al aeropuerto de Ciudad de México y sellado de pasaporte, luego $1.300 desde Monterrey hasta el paso fronterizo.

Otro «operador» ofrece una opción en la que abundan los detalles: «trabajamos con pasaporte vigente o vencido. Si el pasaporte está vigente el paquete cuesta $2.600, lo cual incluye la entrada a México (‘relajao’)». Refiere que allí cuentan con el apoyo del personal de migración, que previamente tendrá la identificación y características del cliente.

Al llegar a México la persona debe cancelar el monto acordado, que incluye comidas, alojamiento y asesoría sobre cada fase del viaje y de lo que deberá decir al entregarse a la ‘migra’ estadounidense. De allí sigue el traslado a la frontera, siempre acompañado.

«Estamos trabajando super legal, papi», indica vía telefónica el sujeto, quien aclara que en el negocio solo hay venezolanos y gente de confianza.

Con pasaporte vencido el precio es de $3.100, saliendo desde Bogotá, un costo que debe cubrir el viajero al igual que el boleto aéreo desde el DF hasta Monterrey. En cada parada hay hospedaje en hoteles o casas de personas que están en el negocio. Una vez en la frontera, se espera recibir «la luz verde», de que el paso hacia Estados Unidos es posible.

Al llegar a la frontera sur de Texas, las autoridades exigen llenar un formulario, que debe incluir el contacto de una persona residente en EE. UU. Luego de algunos días, semanas, hasta un mes, según este operador, la persona recupera sus pertenencias y es liberada para que continúe su viaje hacia el interior del país.

«Lo cierto de todo esto, aunque se ofrece un paraíso, debo resaltar que al llegar a EE. UU., comienza un nuevo trámite que puede ser tortuoso y largo. Algunas de las personas pueden ser deportadas de forma inmediata, amparadas bajo el Título 42. Esto sin contar que inclusive en México no se dan garantías, es decir que también desde este país, las personas pueden ser deportadas», alertó Sergio Novelli en su cuenta en Instagram, mientras se pregunta si estos hechos no se configuran como tráfico de personas.

Según información divulgada por la agencia EFE, las autoridades migratorias de Estados Unidos interceptaron en abril pasado a un total de 6.159 venezolanos que atravesaron de forma irregular la frontera desde México.

En las últimas semanas han circulado videos de grupos de venezolanos que cruzan caminando el río Bravo, que separa a Estados Unidos de México, quienes en algunos casos debieron ser auxiliados por agentes fronterizos estadounidenses.

Fuente NAD

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón