Oportunidad de oro

Por César Tinoco

En la edición 376 de noviembre de 2020, la revista Business Venezuela presenta su tradicional estudio, en esta oportunidad la XXII Edición, titulado “Top 100 Companies”.

El estudio se refiere al año 2019 y la muestra estuvo conformada por 152 empresas, de las cuales 3,1% pertenece al sector construcción, 7,75% al sector financiero, 4,65% al sector comercial, 17,83% al sector manufacturero, 47,29% al sector servicios y hay un sector mencionado con el nombre de “otro” que abarca 19,38% de la muestra.

De tales 152 empresas participantes, 76% afirma mantener programas de responsabilidad social vs el 70% del año 2018. De estas empresas que materializan responsabilidad social, 54,8% lo hace en educación, 53,6% en salud, 50% en formación para el equipo de colaboradores, 32,9% en “nutrición” y 23,1% en otras áreas de responsabilidad social. Por supuesto que los porcentajes suman más de 100% porque algunas empresas abordan simultáneamente más de una vertiente de esta taxonomía de inversión social.

Como siempre, uno de los aspectos interesantes del estudio son las cifras de inversión en responsabilidad social empresarial que, hasta 2018, se presentaron en bolívares constantes a la fecha pero que en esta edición y para el año 2019 se presentan en dólares norteamericanos.

De estas 152 empresas y a pesar de que 116 afirman materializar la responsabilidad social, el estudio solamente reporta las cifras de inversión social (social investment) para 56 empresas, lo cual me permite obtener la razón inversión social a total ingresos y sus estadísticas descriptivas.

El promedio de la razón inversión social a total ingresos fue de 2,11% y es la cifra más alta obtenida desde el año 2014, cuando la razón alcanzó el valor de 1,49%. En el año 2018, el promedio de la razón de marras alcanzó 0,91%, luego 2,11% en 2019, lo que constituye una indiscutible mejora.

De hecho, el estudio reporta que durante 2019, el 59% de las empresas participantes en la XXII edición de Top 100 Companies, respondieron que sus ventas en volumen fueron mayores en comparación con el período 2018, indicando que, en promedio, dicho incremento en volumen fue de 45%, por otra parte 35,4% indicó que sus ventas totales fueron menores al año 2018, indicando que, en promedio, dicha disminución fue de 36%, y el restante 5,5% indicó que sus ventas se mantuvieron estables durante el año 2019 vs 2018.

Para tener una idea de lo que significa que 59% de las empresas hayan reportado que sus ventas en volumen aumentaron en 2019 con relación a 2018 en una economía totalmente colapsada por la incompetencia del gobierno, uno puede echar mano de las cifras de inflación vistas estas a través del costo de la canasta alimentaria suministrados por Cendas-FVM. Para diciembre de 2018 la inflación fue de 186.494% (ciento ochenta y seis mil cuatrocientos noventa y cuatro por ciento) mientras que para diciembre de 2019 fue de 4.854% (cuatro mil ochocientos cincuenta y cuatro por ciento).

Sin embargo y como sabemos, en el año 2020 se desataron dos demonios más: la crisis del combustible y la pandemia por covid-19. Tal como lo muestra la Encuesta de Coyuntura Industrial de Conindustria correspondiente al 3° trimestre de 2020, las empresas reportaron un porcentaje importante de su operatividad afectada en virtud solamente de la pandemia, afectación que habría que corregir hacia lo peor en virtud del tema del combustible.

El caso es que al final de este año 2021, tendremos la oportunidad de evaluar qué tan antifrágiles han sido las empresas venezolanas durante el año 2020 con relación a su responsabilidad social: allí la revista Business Venezuela tiene una oportunidad de oro.

Fuente EN

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón