Petro reanudará relaciones binacionales pero su política migratoria genera incertidumbre - Standard Digital News | Noticias verdaderas de Venezuela y el Mundo

Petro reanudará relaciones binacionales pero su política migratoria genera incertidumbre

La victoria del candidato izquierdista Gustavo Petro en las elecciones presidenciales de Colombia es “un giro de 180 grados” con respecto a las relaciones actuales entre ese país y Venezuela, según expertos.

El gobierno saliente de Iván Duque desconoció a Nicolás Maduro como presidente de Venezuela hace tres años y medio y reconoció como tal al líder opositor Juan Guaidó.

Con la victoria de Petro, habrá “un punto de quiebre” en las relaciones recientes de Colombia y Venezuela, considera Félix Gerardo Arellano, docente y articulista especializado en relaciones internacionales, “un giro de 180 grados” en la relación y cooperación entre Bogotá y Caracas, señala una nota de análisis de la Voz de América (VOA).

“Será un cambio radical, profundo”, en comparación con la nula relación de Duque con Maduro y la positiva cooperación con la oposición venezolana, dijo.

A Petro y a Maduro, excanciller del fallecido mandatario y líder de la izquierda latinoamericana Hugo Chávez, “los unen valores ideológicos” que serán fundamentales para recomponer los vínculos entre ambas naciones, dijo Arellano.

La manifestación más inmediata será reanudar relaciones a nivel de embajadores con el gobierno de su par venezolano, dijo el analista. La reapertura rápida de los consulados de ambos países es “fundamental” para el nuevo presidente colombiano, dijo Arellano.

La votación a favor de Petro “representa un mensaje claro a las reivindicaciones sociales que no se han atendido en los últimos años”, al menos según el electorado colombiano, opina Luis Angarita, docente de relaciones internacionales y económicas de la Universidad Central de Venezuela, quien subraya que las gestiones presidenciales anteriores tuvieron relaciones convulsas con Maduro y Chávez.

Oscar Arnal, especialista en relaciones internacionales y diputado electo por la oposición venezolana en 2015, opina que Petro podría simbolizar una aproximación positiva a la complejidad fronteriza binacional.

“Comprende la relación Colombia-Venezuela como alguien que estuvo en la guerrilla, que es importante. Entiende muy bien la frontera y sabe lo que significan los grupos irregulares», dijo citado por VOA.

Arnal subraya que el restablecimiento diplomático con Venezuela dependerá “más de Colombia” que de Maduro. La política diplomática del actual mandatario venezolano y de su predecesor ha sido “errática, de confrontación y agresiva” hacia sus pares colombianos.

Las relaciones entre Caracas y Bogotá también derivarán de “qué va a hacer” un Maduro más identificado con Petro que con su adversario electoral. “Puede haber una mejor relación» entre ambas naciones, agregó

– Migración en vilo –

Otro tema complejo de las relaciones con Venezuela es la masiva migración de los últimos años. Se calcula que hay en Colombia 1,8 millones de migrantes, refugiados y desplazados venezolanos.

El presidente Duque otorgó tarjetas del Estatuto de Protección Temporal a un millón de venezolanos y registró a otros 800.000 interesados en obtenerlas, según cifras de su gobierno.

“Los dos candidatos (en Colombia) evidenciaban distancia con el tema de las migraciones”, comentó Arellano, quien considera que Colombia dejará de ser “un espacio atractivo y de apoyo” al migrante tras la victoria de Petro.

“Los migrantes pueden ser interpretados como enemigos del proceso bolivariano”, dijo Arellano, pueden ser vistos por el próximo presidente como millones de personas que huyen de un proyecto político aliado.

– En perspectiva –

Fuentes políticas indicaron a Banca y Negocios que los contactos entre el gobierno de Maduro y el equipo de Gustavo Petro, ahora mandatario electo de Colombia, se reforzaron luego de la primera vuelta electoral, por lo que, a partir de agosto, se esperan decisiones rápidas de la administración del país vecino para restablecer las relaciones.

En el próximo trimestre podrían ya establecerse de manera progresiva operaciones aeronáuticas entre ambos países, para las que Avianca ya está autorizada, aparte que posiblemente Conviasa también ofrezca vuelos a Bogotá.

Petro tomó distancia del gobierno de Maduro, pero está claro que, en términos de política exterior, sería uno más contra el modelo hegemónico geopolítico de Estados Unidos.

Además, el próximo presidente colombiano intentará pacificar a la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN) y a los disidentes de la FARC, con quizás mayor oportunidad que su rival, el empresario Rodolfo Hernández, lo que podría significar menos violencia en la frontera binacional, aunque la presencia paramilitar se mantendrá.

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón