Parque del Domino en la Pequeña Habana reabre el lunes

Después de un año cerrado por la pandemia, ya comenzó la actividad en el Parque del Dominó de la Pequeña Habana, uno de los atractivos turísticos de la zona, que retoma el paso con cada vez más visitantes del resto del país, pero sin el impulso de los cruceros.

El icónico punto de reunión en la Calle Ocho, donde muchas personas van a disfrutar de uno de los pasatiempos favoritos de Miami, no había abierto aún en la mañana del lunes 3 de mayo y ya los jugadores calentaban los motores frente a la reja esperando el acontecimiento del día.

“Siempre he venido aquí porque hay un ambiente muy bueno y muy saludable”, dijo José Ortega, un residente de Miami de 66 años, que vino a celebrar la apertura del parque del Dominó. “Estoy muy contento de que se habrá el país. Ya es hora de volver a vivir”, añadió Ortega, que se “sacrificó” y estuvo más de un año sin salir de su casa.

El Parque del Dominó, dentro del Parque Máximo Gómez, nombrado así en honor a uno de los héroes de la independencia de Cuba, se unió a la reapertura de todos los parques de la ciudad de Miami, que desde hoy retoman sus actividades normales.

“Empezamos por el Parque del Dominó que, aunque es uno de los más pequeños en tamaño, es de los que más uso tiene. Además es uno de los centros turísticos clave de nuestra ciudad”, dijo el comisionado de la ciudad de Miami, Joe Carollo, cuyo distrito incluye la Pequeña Habana.

El parque servirá también como centro de vacunación con una unidad de CVS que estará poniendo vacunas de Pfizer hasta el sábado a las personas que la necesiten y sin cita previa, dijo Carollo, quien estuvo acompañado en la apertura del parque por la congresista María Elvira Salazar y a la senadora estatal Ileana García.

NUEVAS REGLAS EN EL PARQUE DEL DOMINÓ

El uso de la máscara y la distancia social son las restricciones que hay que seguir en el parque para mantener seguros a los turistas y a los jugadores, quienes, para ser miembros del club del Parque del Dominó, deben ser mayores de 55 años. Desde siempre se les exigía a los jugadores un código de conducta y de vestimenta: no se aceptan bebidas alcohólicas, ni armas, no pueden entrar en camisetas ni clanchetas y tampoco se puede gritar ni armar peleas.

Se respetarán las reglas de los Centros de Control de Enfermedades, se seguirá desinfectando todo y tomando la temperatura a los jugadores, aunque es imposible hacerlo con los turistas, que pueden acceder al lugar por varias puertas, añadió Ramos, explicando que el espacio limitado del parque en comparación con la cantidad de visitantes que recibe fue una de las razones que retardó su apertura.

Por otra parte, el cierre por la pandemia fue una oportunidad para reparar el parque que ahora tiene luces y mesas nuevas, adaptadas para que los discapacitados puedan entrar las sillas de ruedas.

PARQUE IMPULSA A OTROS NEGOCIOS

Mientras el parque permaneció cerrado, algunos de los jugadores habituales se sentaban en una mesa al final de la calle peatonal junto al Teatro Tower, o en el portal de CubaOcho, centro de arte y entrenamiento que, como la mayoría de los negocios de la Pequeña Habana, se volcó más al exterior después de la pandemia.

“Es bueno para todos los vecinos, un lugar de ocio y un lindo atractivo para los turistas”, dijo el dueño de CubaOcho, Roberto Ramos, señalando que es “el único parque del dominó en el mundo, un orgullo de los cubanos, que nos encanta el dominó”.

“Ese parque abandonado y cerrado era una tristeza”, enfatizó.

Ramos conoce a muchos de los jugadores del parque, la mayoría retirados y vecinos de la Pequeña Habana, que siempre caminan por la zona, y mantienen la actividad y la “buena energía” que es buena para locales y turistas.

La recuperación de la zona, que ya se puede ver al caminar hasta un día entre semana por la parte comercial de la Calle Ocho, la confirma el empresario.

“Las restricciones del Norte del país y de Miami Beach nos han beneficiado”, afirmó Ramos, reconociendo que aun no están al mismo nivel de antes de la pandemia porque faltan los cruceros y los turistas internacionales.

Carollo destacó, que entre las medidas para ayudar a los negocios afectados por la pandemia, se agilizó la entrega de permisos a los que quisieron poner mesas en los parqueos. También dijo que para el verano se anunciará un proyecto de desarrollo para beneficiar a los residentes de la Pequeña Habana, que incluirá más opciones de negocios, vivienda asequible para comprar, museos, y que incluirá además los alrededores del estadio de los Marlins y parte de la calle 7 del suroeste.

El centro de vacunación del Parque del Dominó estará abierto hoy lunes hasta las 5 p.m., el martes 4 de 10 a.m a 2 p.m; miércoles, de 1 a 5 p.m, jueves, de 10 a 2 p.m, y viernes, de 1 a 5 p.m, el sábado de 10 a 2 pm.. Después volverá a abrir para poner las segundas dosis.

Únete a nuestras comunidades de Telegram y Whatsapp con sólo un click

Marvelis Padrón